Desde las aguas del Mar de Grau, del macizo andino con sus punas y quebradas, hasta los últimos rincones en la espesura de la selva, se vivió hoy 28 de Julio la pasión y el sentimiento de ser peruano, al recordarse el 199 Aniversario de la Independencia del Perú. A un año del Bicentenario.
No fue el acostumbrado 28 de Julio de otros años, debido a la pandemia del Coronavirus, pero fue una buena oportunidad para reflexionar sobre la grandeza del Perú, país bendito que nos vio nacer.

Hay que recalcar que ese famoso calificativo que se expandió por el mundo entero de “VALE UN PERÚ, desde el Siglo XVI, sigue vigente, ya que el Perú es un país con extraordinario recurso humano y con extraordinarios recursos naturales y técnicos. Ese “VALE UN PERÚ” significa riqueza extraordinaria.

Por ello al recordar un año más de la Proclamación de la Independencia del Perú, la pasión contenida desborda el corazón y afianza el optimismo en que el Perú remontará los malos momentos ocasionados por el COVID-19 y volverá a brillar el sol en el horizonte, ese sol que era el Dios y guía en el Imperio de los Incas.

La ocasión es propicia para recordar a grandes políticos, historiadores, científicos, intelectuales, poetas, compositores, artistas, deportistas entre otros ciudadanos, quienes nacieron en esta tierra y dedicaron sus triunfos al Perú, creyendo indubitablemente en el futuro promisor de la nación.
Honores al Perú y confianza en los nuevos valores que apuntalan el desarrollo nacional. Para aquellos peruanos que viven en el extranjero y recuerdan con nostalgia al Perú le dedicamos el vals símbolo “Todos Vuelven”, del maestro César Miró; e “Indio” de la notable compositora Alicia Maguiña.

“Todos Vuelven”
Todos vuelven a la tierra en que nacieron
Al embrujo incomparable de su sol
Todos vuelven al rincón donde vivieron
Donde acaso floreció más de un amor
Bajo el árbol solitario del silencio
Cuántas veces nos ponemos a soñar
Todos vuelven por la ruta del recuerdo
Pero el tiempo del amor no vuelve más

El aire que trae en sus manos
La flor del pasado
Su aroma de ayer
Nos dice muy quedo al oído
Su canto aprendido
Del atardecer

Nos dice su voz misteriosa
De nardo y de rosa
De luna y de miel
Que santo el amor de la tierra
Que triste la ausencia
Que deja el ayer

“INDIO”
La luz se hizo sombra
y nació el indio,
La puna se hizo hombre
y nació el indio.

Prisionero en tu suelo,
indio cautivo,
sin luz en la mirada,
indio sombrío.

Ayer montaña,
hoy solo escombro.
Hierve mi entraña
cuando lo nombro.

Serás otra vez montaña
y habrá fulgor en tus ojos.
Tu risa oiré
y feliz serás
y feliz seré

Comparte este contenido

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Noticias relacionadas

Mis colecciones, por Edwin Sarmiento

Me considero un periodista privilegiado. No tengo dinero, pero vengo de una generación muy rica. Los años 70 y después 80 fueron para los muchachos