En diciembre de 2018, el Colegio de Periodistas de Lima firmó un convenio de mutua colaboración con la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), a fin de contribuir en la formación profesional de los miembros de la Orden.

El acuerdo suscrito por el decano del CPL, Lic. Ricardo Burgos Rojas y el coordinador de relaciones internacionales de UNIR, Eugenio Gil López, contempla apoyar la formación profesional de los periodistas y comunicadores colegiados a través de másteres oficiales de la universidad con un descuento especial del 40%.

Asimismo, el contrato abre la opción de beneficiar a los familiares directos (padres, hijos, cónyuges) de los afiliados a nuestra institución que estén interesados en cursar maestrías oficiales de UNIR. 

Los miembros de la Orden podrán continuar sus estudios de posgrado en más de 5 maestrías virtuales reconocidas por SUNEDU, de las cuales destacan: “Maestría en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización”, “Maestría en Comunicación e Identidad Corporativa” y “Maestría en Comunicación y Marketing Político”.

El convenio de mutua colaboración de UNIR y el CPL tiene una duración ajustada al inicio de las convocatorias correspondientes a los meses de marzo y octubre de 2019.

Para acceder a esta oferta académica, el interesado deberá llenar el siguiente formulario: https://peru.unir.net/posgrados-online/maestrias/

La fecha de inscripción culmina en octubre del presente año. Para más información puede comunicarse al (01) 496 – 8095. También puedes visitarlos en www.peru.unir.net y escribir a infoperu@unir.net.

Comparte este contenido

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Noticias relacionadas

¡Oxígeno. . . Por favor!

Escribe: José Antonio Luna Bazo para el portal lampadia.com. Conforme trascurren los días de la segunda ola del coronavirus, los niveles del drama de la

Nosotros: “Los siete vidas”

Entrevista escrita por María Luz Crevoisier para el portal Limagris.com. A los periodistas debieran llamarnos los “siete vidas” pues como los gatos, tenemos siete o