Sebastian Piñeira nunca se imaginó ser descendiente de un peruano allá por 1827.

Se casó con la chilena Mercedes de Aguirre y Carvallo y de sus hijos descienden grandes personajes de ese país. Fue alcalde y diputado por La Serena. Ese año, desde Santiago el Ministro Plenipotenciario del Perú, Mariano Álvarez, envió un oficio a la Cancillería en Lima con información del limeño José de Piñera y Lombera.

Investigación: Ítalo Sifuentes Alemán

En 1827 el Perú buscaba designar un cónsul en Valparaíso, y las autoridades diplomáticas nacionales creyeron que para el cargo bien calificaba el limeño, residente en Coquimbo, José de Piñera y Lombera, considerado uno de los fundadores de la línea genealógica de los Piñera en Chile.

José de Piñera y Lombera nació en Lima en 1786 (el 9 de mayo de ese año fue bautizado en la parroquia San Lázaro del Rímac). Fue hijo del español Manuel Antonio de Piñera Gutiérrez, nacido en Ubiarco (Cantabria), y de la limeña Josefa Lombera y de la Piedra. Durante el virreinato, había ocupado el cargo de subdelegado del partido de Camaná (Arequipa) y el de oficial en el Ministerio de Guerra.

La presencia de este peruano en ese país quedó documentada el 23 de febrero de 1827 gracias a Mariano Álvarez, Ministro Plenipotenciario del Perú que, desde la ciudad de Santiago, envió un oficio a la Cancillería en Lima con información de este peruano dedicado a las actividades comerciales.

El ministro Mariano Álvarez también informó que lo encontró en Coquimbo y casado con la chilena Mercedes de Aguirre y Carvallo.

En 1829, el peruano Piñera fue diputado por La Serena en la Asamblea Provincial de Coquimbo, en la cual ese año ocupó, entre el 31 de mayo y 17 de agosto, el cargo de presidente. Un año antes había sido alcalde provincial del cabildo de La Serena.

Según documentación de la historia de Chile, en 1847 este peruano falleció en la ciudad de La Serena dejando cinco hijos chilenos: Paula del Socorro, Rosa, Virginia, Eulogio y Bernardino, este último nacido en 1840, quien en 1868 se convirtió en padre del abogado, diplomático y político José Manuel Piñera Figueroa, casado con Elena Carvallo Castillo.

De ese matrimonio, en 1915 nació Bernardino Piñera Carvallo y, en 1917, su hermano José Piñera Carvallo, padre del político y gobernante chileno Sebastián Piñera Echenique, quien nació en 1949.

Bernardino Piñera Carvallo, el tío de Sebastián Piñera, fue entre 1984 y 1987 presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, también obispo de Temuco y arzobispo de La Serena. 

‘La Casa Piñera’ es una antigua propiedad de los descendientes de José de Piñera y Lombera que se ubica en Coquimbo. Esta edificación neoclásica forma parte del patrimonio monumental chileno.

Una copia del oficio del 23 de febrero de 1827, con la información que Álvarez brindó a la Cancillería en Lima, se publicó en la ‘Colección Documental de la Independencia del Perú’, corpus de archivos históricos de diversos siglos publicado en los años setenta del siglo XX.

A continuación, la transcripción del oficio que el 23 de febrero de 1827 envió desde Santiago de Chile el Ministro Plenipotenciario del Perú, Mariano Álvarez:

“En Coquimbo sí sé que está don José Piñera, hijo de Lima que, en tiempo del gobierno español, fue Subdelegado algunos años de la provincia de Camaná, en el departamento de Arequipa; y después Oficial Mayor del Ministerio de Guerra, cuando (Juan) Berindoaga era ministro. En la última emigración se fue para Trujillo, y de allí, no sé con qué motivo para Coquimbo, donde se halla. Es un excelente sujeto por su conducta y maneras. Antes de haberlo comunicado, cuando era Subdelegado de Camaná, tuve noticias de sus recomendables calidades, y después cuando vino a Lima, lo traté, y las toqué bien de cerca; y los contratiempos y desgracias, que no vienen de crímenes, jamás hacen a mí desmerecer a los hombres. Creo de positivo que V.S. sea del mismo parecer; y si bajo este principio no hubiese embarazo para nombrar a dicho Piñera de cónsul en Valparaíso, concibo que inmediatamente se trasladaría allí de Coquimbo y el Perú habría recuperado en su servicio un hijo bastante digno. 23 de febrero de 1827”.

Comparte este contenido

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Noticias relacionadas

¡Oxígeno. . . Por favor!

Escribe: José Antonio Luna Bazo para el portal lampadia.com. Conforme trascurren los días de la segunda ola del coronavirus, los niveles del drama de la

Nosotros: “Los siete vidas”

Entrevista escrita por María Luz Crevoisier para el portal Limagris.com. A los periodistas debieran llamarnos los “siete vidas” pues como los gatos, tenemos siete o